¿Cuándo debe desechar un PFD?

¿Cuándo debe desechar un PFD?
Índice de contenidos
    Añadir una cabecera para empezar a generar el índice de contenidos

    Los PFD son dispositivos de seguridad que mantienen a la gente a flote en el agua. Son la defensa número uno contra los ahogamientos, manteniendo a las personas a flote incluso en aguas turbulentas. Por lo tanto, no se puede exagerar el hecho de tener un PFD funcional. Parte de la seguridad en el agua es saber cuándo un PFD ya no se puede utilizar. 

     

    El uso de un PFD que ya no funciona correctamente puede resultar desastroso, ya que puede fallar cuando más lo necesita y dejarlo en manos de las corrientes despiadadas. Este artículo le brinda información sobre cuándo se debe realizar un cambio en su PFD.

    ¿Qué es un PFD?

    A Personal Flotation Device, or PFD, is a life jacket that can be worn by anyone in open water. It is an important safety precaution for people who are swimming, boating, or sailing. 

     

    Un PFD debe ajustarse correctamente y ajustarse cómodamente alrededor del cuerpo para garantizar la flotabilidad adecuada y el drenaje del agua del dispositivo. 

     

    Un PFD puede ser inflable o rígido, y puede ser lo suficientemente pequeño para caber en un bolsillo o lo suficientemente grande para caber sobre la cabeza. El propósito de un PFD es mantener a flote al usuario si se hunde o queda varado en el agua.

    ¿Con qué frecuencia debe usar un PFD?

    PFDs are a life-saving necessity for everyone, regardless of experience or ability to swim. For those just starting out, it is important to heed the warnings of experienced swimmers and wear a PFD every time you take a dip. 

    No hay una cantidad de tiempo establecida que deba seguir usando un PFD, ya que depende de su nivel de experiencia y nivel de comodidad mientras nada. Al navegar, es muy importante usar un dispositivo de flotación personal (PFD) en todo momento. 

    La Guardia Costera de EE. UU. tiene recomendaciones sobre cuándo debe usar un PFD, y estas son las siguientes: 

    • Cuando use una lancha a motor, use siempre un PFD.
    • Cuando opere un bote inflable sin motor ni vela, use siempre un PFD. 
    • Cuando opere un velero sin energía, use siempre un PFD. 
    • Cuando boating with a boat equipped with an electric trolling motor, always wear a PFD. 
    • Cuando opere cualquier tipo de embarcación personal, use siempre un PFD. 

    Es importante saber cuándo desechar un PFD. Un PFD debe desecharse cuando ya no es efectivo o cuando no se usa correctamente. Si está dañado, mojado o sucio, es hora de deshacerse de él. 

    Also, if it is more than 5 years old, it is probably time for a new one. Remember to always read the manufacturer’s instructions, and to never overload a PFD. Make sure to always check the expiration date on your PFD, and replace it when necessary. 

    Make sure you are using the correct size PFD for your body type, and that you are wearing it properly. If your PFD has not been used in a while, consider replacing it before hitting the water especially if it is quite old.

    Lastly, never swim alone. Always have a buddy with you in case of an emergency. Always stay safe while on the water by wearing your PFD!

    Preguntas frecuentes

    Cuando termine de usar su PFD o ya no sea seguro usarlo, es importante desecharlo de manera segura y responsable. Aquí hay cinco consejos para desechar un PFD correctamente: 

     

    • Consulte las instrucciones del fabricante para saber cómo desechar de forma segura el PFD. 
    • Tire el PFD a un bote de basura o por la ventana de su vehículo. 
    • Si navega en kayak o canoa, suelte el pestillo de seguridad y deseche el PFD en el agua.
    • Si el PFD está hecho de material inflamable, quémelo en un fuego controlado.
    • Deseche un PFD de una manera que no cree un peligro para los demás.

    Si está pescando o navegando y su chaleco salvavidas se rompe, hay algunas cosas que debe hacer. Rasgue la parte inferior del chaleco salvavidas para que se pueda amarrar más fácilmente.

     

    Si es un chaleco salvavidas inflable, desínflelo y tírelo a una bolsa de basura. Tire la bolsa al agua y libere el aire del chaleco salvavidas.

     

    Por último, ponte un chaleco salvavidas nuevo cuando regreses a la orilla.

    Si se encuentra con un chaleco salvavidas roto, intente lo siguiente. Primero, trata de arreglarlo lo mejor que puedas, especialmente si no tienes otro.

     

    Si bien un chaleco salvavidas roto es peligroso, sigue siendo mejor que no tener chaleco salvavidas. Si no es posible repararlo o si el daño es demasiado grande, puede tirarlo y reemplazarlo por uno nuevo.

     

    Finalmente, si su chaleco salvavidas no se puede usar debido a daños o antigüedad, debe deshacerse de él y nunca volver a usarlo. Es una buena idea tener siempre chalecos salvavidas de repuesto a bordo de su embarcación para tener en cuenta las emergencias.

    Es importante probar la flotabilidad de un chaleco salvavidas para asegurarse de que proporcionará una flotación adecuada en caso de una emergencia.

     

    La flotabilidad de muchos chalecos salvavidas se verifica una vez al año, pero es importante verificarlos con más frecuencia si la persona que usa el chaleco salvavidas participa regularmente en deportes acuáticos u otras actividades que podrían resultar en una inmersión accidental.

     

    Los chalecos salvavidas deben probarse antes de cada uso y también se debe verificar que cualquier reparación cumpla con los requisitos de flotabilidad.

     

    Los chalecos salvavidas deben probarse al menos una vez cada seis meses o cuando lo recomiende el fabricante, pero más a menudo si hay cambios en el peso o el físico del usuario. Es una buena idea probar la flotabilidad de su chaleco salvavidas con más frecuencia si pasa mucho tiempo en el agua.

    Los chalecos salvavidas inflables a menudo se consideran una herramienta para salvar vidas y deben reemplazarse tan pronto como comiencen a mostrar signos de desgaste.

     

    Pero, ¿cuánto tiempo duran los chalecos salvavidas inflables? En realidad, los chalecos salvavidas inflables generalmente duran 10 años, pero pueden durar más según el uso y el mantenimiento. Sin embargo, se recomienda cambiarlos a medida que se acercan a la marca de los 10 años.

    Los chalecos salvavidas son una herramienta de seguridad indispensable en el agua. Son tan importantes que casi todas las normas de seguridad en el agua comienzan con "Use siempre un chaleco salvavidas". Sin embargo, los chalecos salvavidas dejan de ser seguros en algún momento y deben ser reemplazados.

     

    Por lo tanto, cualquier persona a la que le guste pasar tiempo en el agua debe ser consciente de cuándo su PFD se convierte menos en un dispositivo de seguridad y más en una herramienta peligrosa para poder reemplazarlo y seguir haciendo lo que ama de manera segura. Los chalecos salvavidas deben ser reemplazados:

     

    ·       Cuando se ha ensuciado o dañado sin posibilidad de reparación.

    Un chaleco salvavidas debe reemplazarse cuando se ha ensuciado o dañado sin posibilidad de reparación. Es importante recordar que un chaleco salvavidas no es solo una prenda de vestir, sino un dispositivo de seguridad.

     

    Por lo tanto, no debe usarse si existe alguna duda sobre su capacidad para proteger a su usuario en el agua.

     

    Los chalecos salvavidas deben almacenarse en un lugar fresco y seco. Seguir estas sencillas pautas lo ayudará a asegurarse de que su chaleco salvavidas esté siempre en las mejores condiciones y listo para usar en caso de emergencia.

     

    ·       Si el tubo de inflado se ha quitado o ya no funciona.

    Cuando se trata de chalecos salvavidas, es importante asegurarse de que siempre se reemplacen si el tubo de inflado se ha quitado o ya no funciona. Esto se debe a que, sin un tubo de inflado, un chaleco salvavidas no proporcionará la flotabilidad y la protección necesarias.

     

    El daño al tubo de inflado ocurre con mayor frecuencia cuando la víctima de un accidente de navegación pierde el agarre del tubo inflado y se cae por la borda, por lo que siempre verifíquelo y reemplace el chaleco salvavidas si es necesario.

     

    La funcionalidad de los chalecos salvavidas debe comprobarse regularmente antes de su uso y siempre debe reemplazarse en el momento adecuado. Cuando compre un chaleco salvavidas nuevo, asegúrese de elegir uno que tenga un tubo de inflado que esté correctamente conectado. Y recuerda: ¡usa siempre tu chaleco salvavidas cuando navegues!

     

    ·       Si las correas se han roto o deteriorado.

     

    Si tiene un chaleco salvavidas y las correas se han roto o deteriorado, es hora de reemplazarlo. El Servicio Meteorológico Nacional (NWS) informa que alrededor del 30% de todas las muertes en botes ocurren mientras las personas usan chalecos salvavidas, por lo que es importante asegurarse de que su equipo esté actualizado.

     

    Esto significa inspeccionar las correas en busca de desgaste, rasgaduras y deshilachado; así como la sustitución de cualquier banda que se haya roto o deteriorado. Como un soldado siempre debe estar preparado, debe asegurarse de que su chaleco salvavidas esté en óptimas condiciones para prepararse para cualquier eventualidad.

     

    ·       Si la chaqueta ha estado en uso durante un período excesivo.

    Los chalecos salvavidas deben reemplazarse si han estado en uso durante un período excesivo. Esto incluye chaquetas que se usan durante la pesca, la navegación u otras actividades relacionadas con el agua. La vida útil de un chaleco salvavidas en buen estado suele ser de 10 años.

     

    Otra cosa a tener en cuenta es que cuanto más tiempo haya estado usando su chaleco salvavidas, más probable es que se dañe por los elementos. Con el tiempo, la tela se desgastará y la impermeabilización se verá comprometida.

     

    Siempre se debe usar un chaleco salvavidas cuando sea necesario y reemplazarlo lo antes posible una vez que se deteriore. Es importante tener esto en cuenta al comprar un chaleco salvavidas, ya que puede ser el momento de reemplazarlo antes de lo esperado.

     

    ·       Cuando muestra una reducción en la eficiencia.

    Cuando se usan correctamente, los chalecos salvavidas son una de las herramientas de seguridad más importantes que tiene un navegante. Sin embargo, con el tiempo, incluso el chaleco salvavidas más eficaz puede perder su eficacia. Esto se debe a una variedad de factores, como el desgaste, la exposición a los elementos y el ajuste inadecuado.

     

    Cuando esto sucede, es importante reemplazar su chaleco salvavidas lo antes posible para mantener su seguridad. Si nota que su chaleco salvavidas no lo mantiene a flote tan fácilmente como lo hacía antes, es hora de reemplazarlo.

     

    En cuestiones de seguridad, nada es más importante que asegurarse de que su chaleco salvavidas esté en óptimas condiciones. Desafortunadamente, muchas personas nunca reemplazan sus chalecos salvavidas, incluso cuando comienzan a mostrar signos de reducción de la eficiencia. Aquí hay cinco señales de que su chaleco salvavidas debe ser reemplazado:

     

    • La tela está estirada o adelgazada en algunas áreas.
    • Hay agujeros o rasgaduras en la tela.
    • El chaleco salvavidas se está descolorando o descolorando. 
    • Las costuras se salen o faltan en ciertos puntos. 
    • Las correas están deshilachadas en los bordes. 

     

    Estos signos pueden ser sutiles y fáciles de pasar por alto, ¡pero notarlos a tiempo y actuar en consecuencia puede salvarle la vida! 

     

    ·       Cuando el fabricante dijo que deberían.

    Al comprar un chaleco salvavidas, el tiempo recomendado por el fabricante suele ser el más largo que debe esperar para usarlo. Si usted es un navegante recreativo, es importante prestar atención a los consejos del fabricante cuando se trata de chalecos salvavidas.

     

    Siempre reemplace su chaleco salvavidas cuando el fabricante se lo indique, incluso si han pasado muchos años después de la compra. Esto se debe a que, aunque su chaleco salvavidas parezca nuevo, es posible que no sea eficaz para mantenerlo a flote incluso si se le ha hecho el mantenimiento adecuado.

     

    Sin embargo, si parece que un chaleco salvavidas no brinda la protección para la que fue diseñado, debe reemplazarse. De esta manera, puede estar seguro de que está tomando las medidas de precaución más posibles para su seguridad.

     

    La Guardia Costera recomienda que se reemplacen los chalecos salvavidas si hay rasgaduras o rasgaduras notables en la tela. Los chalecos salvavidas también deben reemplazarse si el material comienza a deteriorarse o si hay un cambio significativo en el tamaño, la forma o el color del chaleco salvavidas. En caso de duda, ¡siempre reemplace su chaleco salvavidas!

    Los chalecos salvavidas son importantes por muchas razones, incluida la prevención de ahogamientos. Sin embargo, los chalecos salvavidas solo se pueden usar durante un cierto período de tiempo antes de que sea necesario reemplazarlos.

     

    No hay una respuesta única a esta pregunta, ya que depende del tipo de chaleco salvavidas y de cómo se utilice. La vida útil de un chaleco salvavidas puede variar según el uso y el abuso que recibe, pero por lo general duran entre 10 y 12 años.

     

    Los chalecos salvavidas pueden durar muchos años (hasta 10) si se almacenan y mantienen adecuadamente. El almacenamiento adecuado incluye mantenerlos alejados de la luz solar, el calor y la humedad. Los chalecos salvavidas también se pueden revisar cada año para comprobar que calcen, inflan y cosen correctamente.

     

    Si alguna vez te quedas varado en el mar sin chalecos salvavidas, tu única esperanza es esperar hasta que alguien venga a rescatarte. Pero, ¿cuánto tiempo duran los chalecos salvavidas cuando se usan en el agua? En la mayoría de los casos, solo durarán unas pocas horas antes de que comiencen a pudrirse o dejen de funcionar.

     

    Eso significa que si alguna vez se ve obligado a pasar un período prolongado varado en el mar, es importante recordar llevar muchos chalecos salvavidas.

    Es importante revisar y mantener regularmente los chalecos salvavidas para garantizar que sean efectivos para salvar vidas. Los chalecos salvavidas pueden brindar una sensación de seguridad a las personas que están en peligro, pero si no se les da el mantenimiento adecuado, pueden volverse ineficaces e incluso peligrosos.

     

    Aquí hay cinco razones por las que los chalecos salvavidas requieren un mantenimiento regular:

     

    • Los chalecos salvavidas pueden perder su capacidad de mantener seguras a las personas si no se inflan correctamente o si el sistema de inflado no funciona correctamente.
    • Los chalecos salvavidas pueden volverse ineficaces si se dañan. Si hay un problema con el chaleco salvavidas, como una rasgadura o un agujero, puede ser peligroso usarlo. 
    • Es importante inspeccionar y mantener regularmente los chalecos salvavidas por motivos de seguridad. 
    • El hecho de que lleven un chaleco salvavidas ayuda a la mayoría de las personas a tener una sensación de seguridad incluso cuando se desata el infierno en el agua. Descubrir que su chaleco salvavidas tiene una falla en ese momento puede dañar gravemente la moral y romper la calma, lo que hace que entren en pánico y muy probablemente cometan errores potencialmente fatales que normalmente no habrían cometido si su chaleco salvavidas hubiera funcionado. Consecuentemente, el chaleco dañado los pone peor que aquellos sin chaleco salvavidas.

     

    Los chalecos salvavidas están destinados a proteger a las personas de ahogarse y, como tales, deben mantenerse en buenas condiciones para hacer su trabajo.

     

    El mantenimiento incluye lavarlos con regularidad, revisar si tienen rasgaduras o daños, almacenar los chalecos salvavidas en un lugar fresco y seco y reemplazar las costuras o telas desgastadas o dañadas.

     

    Revisar regularmente los chalecos salvavidas también asegura que funcionen según lo previsto y ayuda a mantener a las personas seguras en el agua.

    Mantener un chaleco salvavidas es esencial para aquellos que quieren mantenerlos seguros mientras navegan o nadan. Los chalecos salvavidas vienen en muchas formas y tamaños diferentes, pero su cuidado suele ser el mismo.

     

    Hay algunos consejos que pueden ayudarlo a mantener su chaqueta en buenas condiciones y evitar reparaciones o reemplazos. Están:

     

    • Asegúrese de que esté almacenado correctamente. Evita dejarlo al sol o al calor directo, ya que esto dañará la tela.
    • Asegúrese de limpiarlo regularmente con un detergente suave y agua. Séquelo inmediatamente y guárdelo lejos del sol.
    • Revise las correas y las hebillas con regularidad para ver si están desgastadas.
    • Limpia la tela si se mancha o se cubre con agua salada.
    • Clip la cremallera para asegurarse de que no se abra demasiado. 
    • Inspeccione su chaleco salvavidas en busca de agujeros y rasgaduras. 
    • Inspeccione su chaleco salvavidas en busca de signos de daño, como tela deshilachada o rasgada.
    • Siga las instrucciones particulares de mantenimiento dadas por el fabricante.

    Los PFD son esenciales para los navegantes, pero pueden dañarse de varias maneras. Si su PFD está dañado, generalmente puede repararlo con algunas herramientas simples.

     

    Sin embargo, si el daño es grave, es posible que deba reemplazar el PFD:

    • Retire toda la tela del área dañada.
    • Cose la tela con una puntada en zigzag, asegurándote de pespuntear al final de cada puntada.
    • Recorta el exceso de tela.
    • Repare cualquier rasgadura o agujero en la tela.
    • Pruebe la flotabilidad del chaleco salvavidas para asegurarse de que sigue funcionando. Si no es así, debe ser reemplazado.

     

    Si bien los PFD se pueden reparar muchas veces, si el daño es grande, no intente reemplazar el chaleco salvavidas. Es más prudente reemplazar el chaleco.

    Un chaleco salvavidas tipo V está diseñado para proporcionar flotabilidad y protección contra el agua en caso de emergencia. Una de las características de seguridad más importantes de un chaleco salvavidas tipo V es el sistema de inflado inflable.

     

    Este sistema debe revisarse periódicamente (al menos una vez al mes) para asegurarse de que funciona correctamente y mantiene segura a la persona que lo usa; no hace falta decir que un mal funcionamiento del chaleco salvavidas podría ser fatal.

     

    Cuando está inflado, el chaleco salvavidas debe estar apretado contra el cuerpo y ajustarse cómodamente. Si no se infla correctamente, la persona podría quedar atrapada en la chaqueta si se inflara violentamente bajo el agua.

     

    Si bien es crucial revisar mensualmente el inflador de un chaleco salvavidas tipo V para asegurarse de que funciona correctamente y de que queda suficiente aire, se pueden realizar controles más frecuentes, especialmente si el chaleco se usa con frecuencia en agua fría o si el usuario está experimentando dificultad para respirar.

    Si encuentra un desgarro en la tela exterior de su dispositivo de flotación personal (PFD), lo primero que debe hacer es inspeccionar el PFD en busca de daños.

     

    Si el desgarro es pequeño y no afecta la seguridad o el funcionamiento del PFD, generalmente puede repararlo usted mismo y seguir usando el PFD. Para desgarros más grandes, es posible que deba reemplazar el PFD.

     

    Si está usando un dispositivo de flotación personal (PFD) y se rasga la tela exterior, siga estos consejos de seguridad:

    • Deje de usar el PFD de inmediato.
    • Retire el PFD lo antes posible.
    • Deseche el PFD donde los niños o los animales no puedan alcanzarlo.
    • Busque atención médica si experimenta algún problema para respirar mientras nada con un PFD desgarrado.
    • Obtenga un nuevo PFD para su próxima vez en el agua.

    Los PFD (dispositivos de flotación personal) están diseñados para proporcionar flotabilidad y ayudar a mantener seguros a los nadadores en caso de emergencia por ahogamiento.

     

    Sin embargo, como cualquier otro equipo, pueden desgastarse con el tiempo. Diferentes personas tienen diferentes ideas sobre qué hace que un PFD se desgaste con el tiempo.

     

    Algunas personas creen que el material del que está hecho el PFD hace que se deteriore, mientras que otros dicen que el uso inadecuado o la falta de cuidado pueden provocar la falla prematura del PFD. En cualquier caso, el mantenimiento adecuado es esencial si se espera que un PFD dure por un período prolongado.

     

    Las causas del desgaste del PFD incluyen la abrasión por el contacto con rocas u otros objetos, el uso, la exposición al agua salada, la edad y el uso en entornos de alto estrés. Cuando estos factores se combinan, la tela y la espuma pueden dañarse y volverse ineficaces.

     

    Abrasión por contacto con rocas u otros objetos

    Cuando esté en el agua, es importante tener en cuenta el potencial de abrasión. Este tipo de daño puede provocar que un PFD se debilite con el tiempo, lo que podría causar lesiones graves al usuario.

     

    Navegar o nadar en áreas con rocas puede hacer que su PFD se rompa debido al contacto repetido con las rocas; de forma lenta pero segura destruirán el chaleco salvavidas. Aquí hay cinco consejos para ayudar a reducir las posibilidades de encontrar este tipo de peligro: 

     

    • Use un PFD que esté diseñado para escalar rocas u otras actividades similares. 
    • Utilice un chaleco salvavidas adecuado cuando nade en zonas con costas rocosas. 
    • Use un PFD que se adapte a su tamaño y peso corporal.
    • Use el PFD adecuado debajo de la ropa.
    • Mantenga el PFD en una bolsa seca cuando no esté en uso, para que esté listo si es necesario.

     

    Uso continuado 

    El uso de dispositivos personales de flotación (PFD) ha aumentado significativamente en los últimos años, ya que más personas se han dado cuenta de su importancia. Sin embargo, el uso generalizado de los PFD también ha dado lugar a un mayor número de quejas sobre su desgaste; y esto es de esperar.

     

    La esperanza de vida de un PFD disminuye con cada uso, y los usuarios normalmente los usan solo una fracción de su vida. La exposición repetida al cloro y al agua salada puede provocar el deterioro de los materiales y las costuras. Además, el agua puede filtrarse en las costuras y hacer que fallen.

     

    Como todas las cosas, los chalecos salvavidas tienen una vida útil definida y eventualmente, incluso con el cuidado y el mantenimiento adecuados, no podrán brindar la seguridad que alguna vez pudieron y luego deben reemplazarse.

     

    Exposición a Agua salada 

    Cuando las personas están en agua salada, su piel y ropa están constantemente húmedas y saladas. Esto puede hacer que los materiales se desgasten rápidamente si no están protegidos.

     

    Cuando los PFD se diseñan por primera vez, están hechos de materiales resistentes que pueden soportar la exposición al agua salada. Sin embargo, con el tiempo, estos materiales naturalmente se desgastan y se vuelven ineficaces.

     

    Su exposición continua al agua salada y los elementos finalmente los abruman de tal manera que ya no pueden mantener a las personas a flote adecuadamente y deben cambiarse.

     

    Años 

    Con el tiempo, un dispositivo de flotación personal (PFD) se desgastará por el uso o el desuso, se volverá menos efectivo y más susceptible a fallas. La edad es uno de los principales factores que pueden contribuir al deterioro de un chaleco salvavidas.

     

    Mucha gente asume que un PFD durará indefinidamente, pero no siempre es así. Varias cosas pueden dañar un PFD con el tiempo, incluidos desgarros en el material, corrosión y desgaste general.

     

    Cuanto más envejece un chaleco salvavidas, menos probable es que sea seguro para su uso. Los fabricantes a menudo incluyen cuándo se debe cambiar su producto para que los navegantes puedan saber cuándo reemplazar sus chalecos salvavidas y mantenerse seguros en el agua.

     

    Uso en entornos de alto estrés

    Los PFD son dispositivos que salvan vidas, pero también pueden ser dispositivos que agotan la vida si no se usan correctamente. La razón principal de esto es que los PFD están diseñados para mantener a las personas a flote en el agua si experimentan una pérdida inesperada de flotabilidad.

     

    Sin embargo, la tensión constante en la tela y las cremalleras por usarlos constantemente en entornos de alto estrés puede hacer que se desgasten con el tiempo.

     

    Los PFD que se usan en entornos de alto estrés pueden desgastarse con el tiempo debido a la tensión constante en la tela y las correas. La tela puede desgastarse prematuramente, lo que hace que el PFD se vuelva menos efectivo.

     

    Las correas también pueden estirarse o rasgarse, lo que hace que el PFD se vuelva ineficaz. Para que su PFD funcione correctamente, es importante cuidarlo y mantenerlo limpio.

    Hay algunos factores a considerar al responder a esta pregunta. El primero es la edad del PFD.

     

    Si tiene menos de cinco años, es probable que aún le quede una buena cantidad de vida útil en el cilindro de CO2. En lugar de gastar dinero en un cilindro nuevo, podría considerar reemplazar el PFD por completo.

     

    Otro factor a considerar es la frecuencia con la que usa su PFD.

    En última instancia, la respuesta, lamentablemente, depende de la marca y el modelo de su PFD.

     

    Algunos fabricantes recomiendan reemplazar el cilindro de CO2 cada 5 años o 50 horas de uso; otros recomiendan reemplazarlo cada año o 10 horas de uso. En general, es mejor consultar las instrucciones del fabricante al reemplazar su cilindro de CO2.

     

    Si aún no está seguro de cuándo reemplazar el cilindro de CO2 de su PFD inflable, es una práctica segura reemplazarlo cada tres a cinco años. Recuerde llevar siempre puesto su Dispositivo de Flotación en el agua.

    es_ESEspañol

    Pínchalo en Pinterest

    Comparte esto

    Comparte esto con tus amigos